PlayStation no cree que Battlefield pueda seguir el ritmo de Call of Duty por mucho más tiempo

Ha sido una vieja semana desordenada para sony y microsoft. Después de que el gobierno del Reino Unido publicara los argumentos completos de Xbox y PlayStation sobre el caso de adquisición de Activision Blizzard a un dominio público, los tipos de medios y los jugadores han estado rastreando las páginas, olfateando bytes de sarcasmos emitidos por ambas compañías en un esfuerzo por parecer más pequeños que en realidad lo son.

El juego final, por supuesto, es que Sony levante suficiente arena para que los reguladores no permitan que se lleve a cabo el acuerdo de adquisición de Activision Blizzard de Microsoft. Microsoft, por otro lado, quiere que parezca que necesita al editor masivo en su haber para sobrevivir contra Sony y Nintendo. ¿El resultado? Todo el mundo parece un poco tonto, y el ir y venir también está incorporando a muchas otras empresas a la mezcla.

A principios de esta semana, vimos a Microsoft afirmar que los jugadores de Call of Duty no son únicos ni especiales, mi línea favorita en todo esto, hasta ahora. También vimos que Microsoft estaba dispuesto a lanzar sus propias exclusivas debajo del autobús para parecer difícil, además de llamar a The Elder Scrolls 6 un juego de «tamaño mediano».

PlayStation también está jugando el juego; Sony señala que Xbox Game Pass está «significativamente por delante» de PS Plus en términos de suscriptores activos (a pesar de que el servicio de Sony tiene más de 47 millones de usuarios, frente a los 29 millones de Xbox Game Pass).

Battlefield no es tan malo… ¿o sí?

Y aún no hemos terminado. En los comentarios descubiertos en la refutación de 22 páginas de Sony a la consulta de CMA, el titular de la plataforma arroja algo de sombra sobre Battlefield, a cargo de EA. En el documento, Sony argumenta que Call of Duty es una franquicia especialmente importante para PlayStation y no puede ser reemplazada fácilmente por otra. Como, digamos, Battlefield.

“Call of Duty no es replicable”, dice Sony en el documento. “Call of Duty está demasiado arraigado para que cualquier rival, sin importar qué tan bien equipado esté, lo alcance. Ha sido el juego más vendido durante casi todos los años en la última década y, en el género de disparos en primera persona (‘FPS’), es abrumadoramente el juego más vendido.

«Otros editores no tienen los recursos o la experiencia para igualar su éxito. Para dar un ejemplo concreto, Electronic Arts, uno de los desarrolladores externos más grandes después de Activision, ha intentado durante muchos años producir un rival para Call of Duty con su Serie Battlefield A pesar de las similitudes entre Call of Duty y Battlefield, y a pesar del historial de EA en el desarrollo de otras exitosas franquicias triple A (como FIFA, Mass Effect, Need for Speed ​​y Star Wars: Battlefront), la franquicia Battlefield no puede seguir arriba.»

Un operador de CoD aquí, asombrado ante el drama judicial en la industria del juego.

El documento continúa señalando que, hasta agosto de 2021, se habían vendido más de 400 millones de juegos de Call of Duty, mientras que Battlefield solo logró cambiar 88,7 millones. Esa es una brecha de más de 300 millones, por lo que Sony tiene razón. Especialmente cuando consideras que el Battlefield 2042 del año pasado fue un fracaso (y ya estaba desangrando a los jugadores en febrero de 2022).

Este ir y venir entre Sony y Microsoft se volverá aún más feo a medida que pase el tiempo, y se prestará mucha más atención a Call of Duty, ya que ambas compañías hacen lo que pueden para convencer a los reguladores de que tienen razón.

Van a ser unos años interesantes en los videojuegos.