El creador de “Kagurabachi” tuvo que abandonar la universidad para centrarse en el manga

En menos de un año desde su debut en Shonen Jump, Kagurabachi ya se ha convertido en un nombre muy conocido en el manga. Desde ganar fama viral antes de que su primer capítulo llegara a las tiendas hasta convertirse en una serie de éxito certificada, Kagurabachi se ha convertido rápidamente en una parte integral de la programación de la revista.

Sorprendentemente, si no fuera por la pandemia, esta historia de éxito nunca se habría desarrollado.

El creador de Kagurabachi, Takeru Hokazono, reveló que la pandemia jugó un papel fundamental en su decisión de dedicarse al manga como carrera. Como estudiante universitario durante el encierro, Hokazono se encontró con más tiempo libre y decidió canalizar su pasión por el dibujo en la creación de manga.

“Kagurabachi” (Créditos: Takeru Hokazono)

“Me especialicé en diseño de productos y creaba muebles y sillas. Me gustaba dibujar, pero no lo hacía mucho en la universidad. Sin embargo, siempre me ha encantado Naruto y siempre he pensado vagamente que el manga es genial. Quiero convertirme en artista de manga”, compartió Hokazono con Asahi.

“En la primavera de 2020, cuando llegó la pandemia, mi universidad cambió a clases en línea. Con más tiempo en casa, pensé en intentarlo. Intenté dibujar algunas páginas mirando y aprendiendo, y fue increíblemente difícil… Pero sentí que quería seguir haciendo esto.

Entonces, alrededor de junio de mi segundo año, dejé la universidad y comencé a centrarme en el manga. Como era difícil, pensé que no podía tratarlo simplemente como un pasatiempo”.

Una ilustración para “Kagurabachi” (Créditos: Takeru Hokazono)

Siguiendo su instinto, la decisión de Hokazono ha dado buenos resultados. Con dos volúmenes en su haber y más de 200.000 copias vendidas en todo el mundo, Kagurabachi se ha convertido en uno de los principales contendientes en Shonen Jump.

La serie incluso se ha ganado elogios de figuras influyentes como el creador de My Hero Academia. Si aún no lo has hecho, puede que valga la pena leer Kagurabachi para ver de qué se trata todo este revuelo.

Autor